Hoy abarcamos un tema que suscita muchas incógnitas sobre sus beneficios y resultados a corto y largo plazo. El tratamiento de relleno de labios, mediante la ayuda de la medicina estética facial, permite recobrar la firmeza y reparar las señales del paso de tiempo. 

A través de tratamientos mínimamente invasivos, con productos muy estudiados a base de ácido hialurónico reticulado, es posible la recuperación del volumen perdido a lo largo de los años y la hidratación de los labios. 

El ácido hialurónico es reabsorbible, por tanto biocompatible y no genera reacciones a un cuerpo extraño provocando problemas. Al ser un carbohidrato natural producido por las células de nuestro cuerpo, tiene un poder hidratante elevado debido a que, su composición contiene diversas propiedades como la de retener grandes cantidades de agua. 

Estos rellenos tienen como objetivo buscar una solución semipermante que difumine arrugas profundas, recupere volúmenes o incluso, corrija asimetrías u otros problemas. Dentro de este tratamiento, también es posible trabajar el código de barras o aquellas arrugas surgidas en la piel de la zona peribucal. 

Dependiendo de las necesidades del paciente que se somete a este tipo de tratamiento, la densidad del ácido hialurónico utilizado es superior o inferior. El relleno de labios tiene una duración de unos 18 meses aproximadamente y se realiza en un tiempo estimado de una media hora. 

Algunas de las recomendaciones a tener en cuenta son:

  • El hecho de devolver el volumen perdido en la mucosa y perfilarlo mediante medicina estética, no significa que el resultado no sea natural. Este tratamiento debería consistir en reponer aquello que con el paso de los años se ha ido perdiendo. 
  • No todo el mundo necesita restablecer la piel rota y definir el labio, cada paciente debería tener un diagnóstico individualizado. 
  • No se necesita de un test de alérgenos previo a la realización de este tratamiento.
  • El mes posterior a la realización del tratamiento se recomienda efectuar una revisión. 
  • Durante el mes posterior el paciente no debe someterse a un tratamiento de odontología.
  • Como efectos secundarios, podría aparecer un hematoma que cesaría en un tiempo reducido.
  • El mantenimiento del tratamiento siempre debe estar bajo la supervisión de un médico, y siguiendo las recomendaciones pautadas por el mismo. 

Apostar por un resultado natural y sencillo es una de las premisas fundamentales de la Clínica La Paz a la hora de realizar tratamientos de medicina estética. 

Deja una respuesta